Liberación de tortugas

Liberación de tortugas

Quién podría creer que una pequeña tortuga marina que fue liberada en una playa volverá a la misma playa unos diez años después.

La liberación de tortugas es una actividad que está haciéndose cada vez más popular en Guatemala. Uno de los lugares donde puedes realizar esta actividad es en la Playa Las Lisas, ubicada en el municipio de Chiquimulilla, departamento de Santa Rosa.

El tortugario comunitario Las Lisas nos abrió las puertas y pudimos aprender muchísimas cosas sobre todo lo que hay detrás del momento exacto en que un nido de tortugas es liberado.

Foto: Steve Aldana

Este tortugario en particular fue creado durante la presidencia del general Arana, en los años 70. Este tipo de iniciativas y asociaciones son las que han logrado conservar esta especie y aumentar su población. La especie más común en los tortugarios de Guatemala es la “parlama”.

 

Fidel Hernández, técnico encargado del Tortugario Las Lisas, conversó con nosotros para contarnos algunos datos interesantes y relatarnos algunas de las realidades a las que se enfrenta junto a su equipo de trabajo:

  • Las tortugas parlama comienzan con su época de desove (puesta de huevos) en el mes de junio. Los huevos son recolectados y depositados en nidos hechos por el personal del tortugario, los cuales imitan la forma natural de los mismos.
  • Las crías nacen entre 48 y 50 días después del desove de la tortuga madre, por lo que la época de liberación inicia en el mes de agosto.
  • Lo que determina el sexo de cada tortuga es la temperatura de la arena. Entre más fría, mayores posibilidades de que la mayoría de las crías sean machos. Para producir mayoría de hembras, se necesita una temperatura de entre 28 y 32 grados.
  • Las tortugas llegan a su edad de madurez sexual entre los 8 y los 12 años, momento en el que regresará a poner sus huevos en la misma área en la que fue liberada. Aunque pueda que no regrese exactamente al mismo lugar, normalmente la variación es solamente de entre 1 a 5 kilómetros, según estudios realizados.
  • Solamente sobrevive un promedio del 5% de las tortugas marinas recién nacidas que llegan al mar.
Tortugas recién nacidas corriendo hacia el mar

Los nidos son perseguidos por personas de las comunidades cercanas a la playa para beneficiarse económicamente con la comercialización de sus huevos. Es creencia de algunas personas que los huevos de parlama tienen un efecto afrodisiaco en los hombres; no obstante, ingerir un huevo de parlama equivale a ingerir una docena de huevos de gallina, en cuanto a niveles de colesterol.

Si un nido es encontrado por una persona ajena al tortugario que planea comercializarlos, los miembros del tortugario se ven en la necesidad de comprárselos, para no perder el nido y poder lograr que las crías nazcan. La falta de apoyo institucional es otra de sus limitantes. Actualmente, el tortugario de Las Lisas es gestionado por el MAGA (Ministerio de Agricultura y Ganadería) y subsisten gracias al apoyo de operadoras de turismo que organizan viajes enfocados en la liberación de tortugas y familias que se acercan al tortugario para realizar la actividad.

La donación por persona es de 50 quetzales, lo que incluye una charla informativa, recorrido nocturno por la playa para intentar ver a una tortuga parlama cavando su nido y poniendo sus huevos y la liberación de las tortugas recién nacidas. Además, después de la liberación los visitantes tienen la oportunidad de depositar nuevos huevos en un nido del tortugario. 

Puedes comunicarte con Fidel Hernández, técnico encargado del Tortugario Las Lisas, al teléfono (+502) 3177-3649 y programar tu visita. Por experiencia propia, te aseguramos que es algo que tienes que vivir.

Es impresionante poner sobre la arena a la tortuga que apadrinaste y ver cómo inmediatamente sigue su instinto y corre hacia el mar a enfrentar el mundo con tanta valentía.

     Agradecemos a los tour operadores Descubre Guatemala, Guatepassport y al Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) por haber hecho posible este reportaje.